martes, 30 de septiembre de 2008

Ni Maradona, ni el che Guevara, ni Borges: Juan Carlos López


Y si. Hay que dedicarle horas y horas de aplausos a este hombre, remisero, de 30 años de edad, que cumplió el sueño de cuanto heterosexual haya en la tierra: estar en pareja con mellizas.

Las mellizas en cuestión son Liliana y Marisa Kuegler, de 25 años de edad, que en más de una oportunidad aseguraron a quien lo quiera oír, que Don Juan jamás va sólo a la cama.

Ambas sostienen que comparten todo porque se sienten "una misma persona", y según ellas su mimetismo genuino se remite a sus años de infancia, cuando se dieron cuenta de que sus gustos eran iguales al ver que "cuando una estaba sufriendo, la otra podía sentir el mismo dolor, ya sea físico o emocional".

Liliana y Marisa aseguran que comparten el mismo colchón con Juan Carlos hace dos años y que no escatiman en esfuerzos para complacer todos los deseos del nuevo ídolo argentino.

Gracias a la revelación de su historia, a las nenas les llovieron invitaciones para ir de programa en programa de chimento barato, y no tanto, a fin de que revelen intimidades de la alcoba más envidiada por los hombres de nuestro país. Además, se descuenta que Liliana y Marisa recibirán ofertas para trabajar en el teatro de revistas este verano (una excelente estrategia marcketinera de estas mujeres que cuentan con la "gracia" de sus padres).

Lo cierto es que Juan Carlos a bordo de su remis, debe ser el hombre más cansado pero feliz por estos días en nuestra patria. ¡Que pingo más se puede agregar a esto! Ah, si. Sólo una cosa más: ¡Que Juana Arzuduy ni la mierda! ¡Juan Carlos a morir en el billete de cien morlacos!

lunes, 22 de septiembre de 2008

Ser joven en primavera

La primavera. Mes de felicidad, dicen algunos, mes para el amor, afirman otros. Las que toman más a pecho esto último son las mujeres (al menos algunas), como dos minitas que venían conversando ayer en el bondi, ojo no soy un chismoso, pasa que a veces las personas conversan en un tono demasiado alto, como si inconscientemente quisieran que los demás sepan de qué están hablando, y me llamó la atención la preocupación de ambas.
-July, llega otra primavera y seguimos sin novio boluda, ¿qué pasa con los hombres?
-(No recuerdo o no escuché el nombre que pronunció) Son todos unos culiados. ¡No es casualidad que estemos solas hace dos años ya! Siempre es lo mismo, todos "necesitan su espacio". ¡¿De qué espacio hablan!? Las veces que estuve de novia, a mi eventual pareja jamás le hinché el pingo (nótese que las pendejas usan mucho la palabra pingo) cuando tenía que salir con sus amigos, o ir a la cancha, o jugar a la play. ¡Me tienen harta!
A esa altura noté que el problema que ambas tenían para pronunciar las palabras, seguro se debía a algún que otro brindis primaveral.
-Y si, ¿sabes qué? Estamos diez mil veces mejor así, porque cuando tenés novio, hay que aguantarse que te anden diciendo que el vestido es muy escotado o muy corto, cuando en realidad a los hijos de puta se les cae la baba si ven a alguna mina vestida así.
Interrumpe la otra- O hay que bancarse que te alejen de tus amigos porque les tienen celos a vaguitos que conociste mucho antes que ellos.
-¡Sí boluda! ¿Sabés cuantos amigos perdí así? A miles. Eso sí, no lo vuelvo hacer más.
-Boluda ya me bajo, mensajeame así arreglamos para salir el martes (en Tucumán, el miércoles es feriado).
-Dale boluda, aprovechemos que hay joda seguido. Al final es buenísimo estar sin novio. JAJAJAJAJA (risas de ambas).
-Chau.
-Nos vemos.
Lo que parecía un lamento pos borrachera, sucede en el sexo masculino solo que a menor escala y con otro tipo de lamento, terminó siendo un mutuo aliento para seguir de fiesta mientras se pueda. ¿Acaso no es eso ser joven?

martes, 16 de septiembre de 2008

La selección no nos une a todos


A pesar de que los taxistas son objeto de gran parte de mis puteadas a lo largo de mi vida (la mayoría de las veces te empatan con el vuelto, sino sabes cómo llegar a tu destino te ofrecen un tour por la ciudad, los autos hechos poronga, en fin), los tacheros son fuente de diálogos e historias interesantes y de discusiones.(hay relatos muy buenos en los blogs de Bruno Cirnigliario y Seba Nadal) .

Camino a casa ayer por la noche, me subí a un taxi y me topé con el tachero del tipo "conversador".

De entrada el "¿volvés a tu casa chango?", muestra que no quiere que sea un viaje monótono. "Sí", respondo. "Le echao un fresquete no?", tiró la típica muletilla del tiempo, infaltable en cualquier conversación con un extraño. "Y maestro, no hay que renegar. Después se va a quejar cuando se cague de calor", repliqué. "Si hermano, el calor del pingo en verano, ¡sabes lo que es soportalo en este auto!", se quejó y ahí me enganché más porque entró en confianza con una de las palabras que le da vida a este este blog.

Y cuando el diálogo venía de lo más bien, metió un bocadillo futbolero: "¡qué manera de renegar con los culiaos esos de la selección compadre!" "Jefe, de la selección me importa poco y nada lo que suceda con ellos. No lo tome a mal, pero me importa un pingo si ganan, empatan o pierden por goleada con Tanzania".

"Ehhhh hermanitooooooo!!!!!! ¿No te gusta el fútbol?"

"Claro que me gusta el fútbol, me encanta. Lo que digo es que la selección no me importa nada".

"¡Pero cómo vas a decir eso chango! ¿Acaso no sos argentino?".

"Claro que soy argentino, y por eso le doy la espalda a quienes me dan la espalda. Soy tan argentino como lo son también los jujeños, salteños, santiagueños, mendocinos, correntinos, formoseños, en fin. Jefe, ¿recuerda usted cuándo fue la última vez que vio a la selección en vivo, para alentralos o putearlos? Se lo digo yo, si tuvo la oportunidad de ir, fue en la cancha de san martín, hace 15 años. ¿Ve a lo que quiero llegar? Argentina no es sólo Capital Federal. En el país hay estadios mundialistas, y los argentinos, merecen ver a su selección. Pero no es así. Entonces, le repito: ¿Por qué voy a renegar por una selección que no veo ni en figurita? ¿A quién le interesa lo que usted, yo, o tantos otros en el "interior" del país, puedan llegar a pensar? Por eso los admiro a los brazucas. Juegan en cada estado de Brasil, país de territorio grande, y le muestran su selección a cada brasileño. Eso del odio de Argentina-Brasil, es un invento de los porteños, que como se creen superiores a todos y en todos, no soportan reconocer que en Brasil se juega el fútbol más hermoso del mundo".

"La verdad que por ese lado no lo vi", se animó decir después del sermón que le metí.

Y ya casi llegando a mi casa, aproveché para ponerle un candado al tema: "Jefe, cuando juegue la selección, ¿la de los porteños,vio? No se coma la publicidad de "cuando juega la selección nos une a todos". Ya no es una cuestión de Estado. Aproveche para descansar o hacer algo más importante antes renegar por boludeces y cargarse de más problemas de los que seguro ya tiene".
"Lo voy a tener en cuenta hermanito".

Nota al pie: si la de la imagen fuera la selección que me diera la espalda como argentino, con gusto aceptaría que fuera así.

PD: Me hubiera gustado detallar que el único equipo que hoy me representa a nivel de selección, es la de básquet.

PD2: estoy hecho todo un caudillo con estos dos último post...

PD3: Lucho King, en su momento no lo entendí... Un adelantado maestro!!!!!